Bajar de peso es una preocupación de miles y miles de personas, a la que cada una de ellas da una respuesta distinta. Hay quienes tratan de informarse sobre nutrición y ejercicio físico para crear su propio sistema de pérdida de peso, quien se limita a copiar la dieta que ha leído en una revista o que hizo la vecina, y por último, también existe un porcentaje que decide ponerse en manos de profesionales médicos para recibir el adecuado asesoramiento, esta es la decisión más acertada.

Sin embargo, existe cierta confusión en lo referente a las funciones que llevan a cabo el nutricionista y el endocrino. De hecho, hay quien decide ponerse en manos de uno u otro sin tener conocimiento preciso de qué puede esperar de cada uno de ellos.

Si bien ambos son titulados universitarios, y pueden tratar la obesidad, lo hacen desde perspectivas distintas.

A la hora de bajar de peso, hay que definir si el origen del problema son unos incorrectos hábitos alimenticios, o hay algo más. El nutricionista es un especialista en alimentación, por lo que si la obesidad está producida por pautas de alimentación incorrectas, es el profesional adecuado para corregir estas costumbres e inculcar otras nuevas. Ello incluye, por tanto, un asesoramiento acerca de los macronutrientes y de cómo actúan éstos en el organismo, y el establecimiento de una dieta basada en aquellos alimentos que entiende serán más eficaces para bajar de peso. Por lo tanto, lo que hace es estudiar las necesidades nutricionales del paciente y adaptar su alimentación a sus circunstancias.

El endocrino es un especialista en medicina, y por lo tanto, su función es la de detectar y tratar posibles enfermedades de tipo hormonal que puedan ser origen de la obesidad. Si un paciente come de la forma correcta y sigue unas normas de alimentación correcta, y aun así, no consigue bajar de peso, con casi toda probabilidad, el origen de su problema está relacionado con algún tipo de trastorno del sistema endocrino, que es el que regula el metabolismo.

Ambos profesionales pueden aconsejar en lo referente a alimentación, pero, mientras el nutricionista aconseja la alimentación que considera adecuada para que una persona en perfecto estado de salud pueda bajar de peso, el endocrino establece sus recomendaciones teniendo en cuenta el origen hormonal del problema, y por lo tanto, ajusta su dieta considerando el impacto que cada alimento tiene sobre el sistema endocrino.

En muchos casos el problema del sobrepeso está determinado por ambas situaciones: problema hormonal y desorden alimenticio, y ambos profesionales pueden trabajar en conjunto para ofrecer el mejor tratamiento para el paciente.

Deja una Respuesta